La entrevista de trabajo

Antes de la entrevista

Antes de nada, es importante que te informes un poco sobre la empresa ¿A qué se dedica? ¿Cuántos trabajadores tiene? … Utiliza internet, prensa…

Intenta conocer cuál es el puesto que busca la empresa y, por tanto, prepara la entrevista enfocándola a ese puesto concreto. 

Es muy probable que te pregunten sobre tus habilidades y capacidades. Por ejemplo, si la empresa está buscando a un contable, te podrán preguntar si saben utilizar la herramienta Excel. Prepárate para ello.

También debes prepararte para preguntas que quizás no domines tanto (por ejemplo, si en el caso anterior te preguntan sobre el uso del Excel y no sabes utilizarlo). En este caso, intenta tener preparadas respuestas alternativas que no muestren esta “debilidad” y haz ver al entrevistador que eres la persona adecuada para el puesto mostrando tus fortalezas. 

Piensa también cuáles podrían ser los requisitos que no se cumplen al 100% (siempre los hay) y elabora posibles respuestas por si nos preguntaran. Intenta enfocarlo siempre en positivo.

Cuida tu presencia y tu vestuario. Tu imagen dice mucho más de ti de lo que puedas imaginar.

Durante la entrevista

Es muy importante tu predisposición. El lenguaje no verbal dice mucho de ti.

Escucha atentamente al entrevistador y atiende las preguntas de forma activa y atenta, no le interrumpas.

Puedes anotar las dudas que su explicación te puedan crear y hacer las preguntas adecuadas para aclararlas.

Al responder las preguntas no te precipites. Una respuesta demasiado acelerada puede ser contraproducente. En muchas ocasiones, te pueden poner situaciones hipotéticas o casos para que resuelvas. No te precipites a la hora de responder, piensa lo que se te pregunta y en este caso, responde con lo que harías de forma ordenada y estructurada.

Aprovecha la entrevista para destacar tus puntos fuertes. Aporta datos, conocimientos y hechos que tengas sobre lo que se te pregunta para que el entrevistador vea que dominas la materia. No te enrolles, responde directamente a lo que te preguntan.

Di siempre la verdad, enfocando siempre de una manera positiva tu experiencia. Da ejemplos de actividades realizadas que puedan ser adecuadas para el puesto que se busca cubrir.

Es importante también, hacer ver al entrevistador por qué debe contratarte. Destaca tus habilidades y compromiso dejando ver tus fortalezas personales. Puedes ayudarte de ejemplos previos que constaten tus palabras. Haz mención a tus valores personales que te destacan como trabajador.

No te olvides de la empatía, puedes mostrar sentido del humor sin intentar hacerte el gracioso, si la situación se presta a ello. Piensa que el entrevistador, no sólo va a mirar tus conocimientos sino también tu actitud y tu forma de ser. 

No hables nunca mal de las empresas en las que hayas trabajado, ni de los jefes ni de  los compañeros de trabajo.

Hay una serie de temas de los que NO debes hablar: la remuneración o el horario. Deja que sea el entrevistador quien saque el tema y entonces sí podrás hablarlo. 

Es bueno que lleves alguna pregunta preparada sobre la empresa y cómo es trabajar en ella, pregunta también sobre el futuro y la evolución del puesto. El entrevistador verá que tienes interés en ella. En general las preguntas acerca de la experiencia personal del que nos está entrevistando son fáciles de hacer y suelen funcionar bien.   

Cuando finalice la entrevista, se puede fijar si habrá una próxima entrevista, con quién sería y con qué objetivo.

En el caso de que se llegase a un acuerdo para la incorporación, puedes pedir  que  te envíen por escrito, la oferta con las condiciones acordadas.

Después de la entrevista

Siempre hay que enviar un correo electrónico al entrevistador agradeciendo la entrevista. Además de un gesto de educación, nunca se sabe si ese gesto puede ser útil en un futuro. 

Recuerda que los conocimientos son importantes para afrontar una entrevista, pero más importante es la actitud con la que la afrontas. Si vas seguro de ti mismo, te muestras como eres  y con las ideas claras, nada debería pararte.

Entrevista Online

Las empresas optan cada vez más por hacer entrevistas por videoconferencia: ahorra tiempo, desplazamientos, es más cómodo, requiere menor infraestructura, es más rápido…Muchas ventajas que han venido para quedarse. Debes prepararte para esta modalidad que cada vez se impone más. Aquí te dejamos un enlace que te da algunas pistas para que tu entrevista virtual sea exitosa.

Puedes visitar este artículo del nuestro blog de actualidad.


Enlaces de interés

No dudes en visitar estos otros sitios, nos parecen más que recomendables...